De Barcelona a Pinamar: La medicina como puente

Las vueltas de la vida y la profesión, a veces, tienen formas misteriosas. Es el caso de Natalia y Carmen, dos médicas de Aragón, España, que llegaron a Pinamar como parte de su experiencia y capacitación profesional en Enfermedia Familiar y Comunitaria. No son parte de un intercambio sino que a partir de programas de la Universidad de Barcelona eligieron nuestro país y especificamente nuestra ciudad para trabajar. En un parate de su trabajo dentro del Programa PROSANE, compartieron sus opiniones: "Hacemos, dentro de la residencia de nuestra formación, una rotación opcional. Nosotros elegimos Argentina para conocer cómo se trabaja en este sistema particular de Salud". 

"Siempre nos llamó la atención Argentina, es un país grande, con lazos con España y una realidad llena de constrastes. Nos parecía muy interesante", explica Carmen quien, resumiendo su actividad, cree que "en lo comunitario, las realidades son diferentes y las necesidades que surgen de lo que ocurre en la Argentina son diversas. Los problemas en la salud nos va a enriquecer como profesionales, sin dudas". 

Natalia, a su vez, cuenta que en su país existen algunos programas que deberían empezar a ser moneda corriente aquí: "Allí se aplican programas comunitarios para gente con enfermades crónicas, obesidad, edad avanzada, hipertensión y quizás aquí el foco está puesto en los niños, en los recién nacidos. Son realidades diferentes, tenemos problemas diferentes". 

"De Argentina nos llevamos muchísimos conocimientos desde lo profesional pero además el calor humano, el compañerismo, la amabilidad de los pacientes y la idea de que tanto acá como allá hay mucho por hacer para mejorar la salud de la gente", concluyen las médicas españolas.