"El Roperito de Checha", la solidaridad misma

El Roperito de Pinamar es una iniciativa que, desde el marco del Centro Integrador Comunitario de Valeria del Mar, busca hacer pie en la solidaridad para intentar ayudar. Sin banderías políticas, sin segundas intenciones, son personas buscando el bien para la comunidad. Dentro del día a día, además de la ropa y las donaciones que se reciben, también hay historias de vida que se tejen con amor:

"Mi rol es realizar bolsas para donar. Todo lo que juntamos acá en el CIC de Valeria sale así... y a mi me encanta ser parte de esto porque es la solidaridad misma. Me llena el corazón ser parte de esto y poder ayudar", cuenta Marina Martí, una pinamarense de 30 años, parte fundamental del esfuerzo compartido de El Roperito de Checha y quien se desempeña allí gracias al Programa Promover, una iniciativa a través de la cual se incluye en áreas o espacios municipales a personas con discapacidad a partir de la Oficina de Empleo y Producción: "Compro las telas, elijo los diseños, me ocupo de armar las bolsas y así uso también mis conocimientos ya que soy Diseñadora de Indumentaria. Me encanta esto porque también me permite improvisar y ser original", aporta Marina. 

Los buenos ejemplos, es bueno recalcarlo, se contagian. Es por eso que la historia de Marina, dentro de la increíble acción de "El Roperito", es un hecho admirable:  "Sufro un tipo de transtorno de ansiedad pero sigo adelante, no aflojo y lo que logramos día a día en la gente me da más fuerzas para avanzar".

Todos los jueves de 10.30 a 12.30, es este ámbito de amor por dar, de compromiso con el otro, donde las anécdotas se multiplican: "Hay cosas que nos gratifican mucho. Como la otra vez, un señor se fue con una bolsa de un determinado lugar, clásico de Pinamar pero también. como recuerdo, se llevó una bolsa de El Roperito. Así es que nuestro trabajo ya llegó a los turistas también", cuenta emocionada Marina.  

Laly Ugarteche es la responsable de este emprendimiento. "Justo ahora va a ser un año de este emprendimiento. Ya habíamos realizado El Tejetón acá en el Centro Integrador Comunitario así que Eduardo D'Agostino y Claudia Solino nos permitieron sumar esta iniciativa. Empezamos con cositas que fuimos consiguiendo de familiares, amigos", explica Laly, "Pienso que no es que le solucionemos la vida a la gente pero por lo menos intentamos dar una mano con lo que podemos. Y si bien al principio teníamos dudas sobre cómo iría avanzando, hoy podemos estar felices de que estamos creciendo día a día". 

"Es mucho trabajo", describe Laly quien nombró la movida como "El Roperito de Checha" en honor a su madre, "Porque si bien lo que recibimos es solamente ropa para chicos (desde babé hasta 12 años) tenemos que prepararla para que los que la reciben la puedan utilizar sin problemas". 

Laly, visiblemente feliz, describe la acción como "un puentecito entre los que dan y los reciben". "Hemos hecho además algunas campañas de útiles escolares y también recibimos cunas, cochecitos, y eso lo damos en prestamos para crear una conciencia de cuidado y respeto", amplía Laly, "Si no lo usás más, traelo que nosotros lo podemos reubicar para alguien que realmente lo necesite. Todos podemos dar más".

Si tenés algo para donar y querés ser parte de esta admirable iniciativa, no lo dudes. Acercate cualquier jueves al CIC de Valeria del Mar para ser parte de la solidaridad misma.