Menos Sal, Más Vida

La reducción de la utlización de sal en alimentos sigue siendo una de las prioridades para el equipo de Bromatología de la Municipalidad de Pinamar. En concreto, se vienen llevando adelante convocatorias a productores locales que incluyen charlas informativas y la participación activa de todos las partes involucradas en el proceso de elaboración de los alimentos. Los panaderos locales siguen colaborando en los relevamientos intentando reducir en un 25% la utlización de sodio en la elaboración, puntualmente, de pan.

"Desde el año 2004, desde la Organización Mundial de la Salud se viene haciendo hincapié en el control de las enfermedades crónicas no transmisibles y las enfermedades cardiovasculares como la hipertensión. De ahí la importancia de disminuir la sal en todo lo que es alimentos procesados", indicó Evelina Sangorrín, directora de Bromatología. 

Sangorrín, además, precisó cuáles son los factores de riesgo más puntuales: "Estamos hablando de alimentación inadecuada, poca actividad física, consumo de tabaco y alcohol. Hablar de alimentación inadecuada tiene como correlato encontrar prioritario reducir el consumo de sal", explicó Sangorrín, "Hay una relación directa entre el consumo y la presión arterial".

"En Pinamar avanzamos con la convocatoria a los panaderos, otorgando medidores de sal, acompañando a los comerciantes en todo este proceso que ya comenzamos el año pasado con charlas y capacitaciones. Muchas panaderías ya venían realizando todo esto pero sumamos capacitaciones panadería por panadería junto a la nutricionista del Hospital de Pinamar, Natalia Zagurak".

Esta opción aparece a partir del propio pedido de los panaderos que requieren actualizar sus conocimientos constantemente. Las capacitaciones incluyen auditorias para conocer la aplicación de lo adquirido en la producción de los alimentos.

"Seleccionamos el pan artesanal porque es básico en la alimentación de nuestros vecinos. Apuntamos a mejorar el control de la utilización de sodio con toda esta información que brindamos. Los números nos muestran lo importante que es, dentro de nuestra sociedad, el consumo de pan", expuso Sangorrín, "Además, es claro que todos agregamos un poco de sal en otras comidas y si nos llavamos por lo sugerido por la OMS, la ingesta debe ser de solo 5 gramos por día. Cada argentino, se estima, consuma más de 11 gramos de sal diarios".

"El programa que estamos llevando a cabo es parte de un programa nacional llamado Menos Sal, Más Vida, y uno de los componentes más fuerte apunta a la concientización de toda la sociedad del control y disminución del consumo de Sal", explicó Evelina Sangorrín para finalizar, "No solamente sugerimos no llevar el salero a la mesa sino también capacitar a todos los actores de la cadena de producción para promover el control y que esto disminuya los factores de riesgo para la salud y la sanidad comunitaria".