La historia de Matías: "Es por lo Chicos"

"Matías tapa sus oídos con fuerza y empieza a ponerse tenso, nervioso, empieza a sufrir", nos cuentan. Cada vez que el fin de año llega y los fuegos artificiales y petardos suenan, los chicos con Síndrome de West, Autismo o Síndrome de Down la pasan muy mal. En Pinamar, tomando en cuenta todo lo que nos rodea, logramos prohibir la venta y el uso de pirotecnia y seguimos pidiendo el compromiso de todos los vecinos y visitante para cumplir con esta normativa que además cuida a nuestro ambiente natural y a los animales. 

Natalia Calabró, la mamá de Matías, llegó a Valeria del Mar desde la localidad de Morón buscando la tranquilidad que ahora empieza a recuperar: "Como mamá siento muchísima impotencia, inclusive he tenido que pasar alguna fiesta aislados para no tener que sufrir el tema de los petardos", comparte Natalia, "Hay que tomar conciencia de lo que nos rodea, no solo animales y medio ambiente sino también a chicos como Matías".

"Decidí comprometerme y tratar de que todos los que me conocen se integren y se comprometan con esta temática. Soy sincera, mi aporte tiene que ver con lo que vivo con Matías, desde que el nació me empecé a interesar en todo lo que tiene que ver con su condición e intenté sumar la mayor cantidad de gente a la causa. Hace un par de años estamos hablando de la temática y por suerte este año el Municipio sumó la prohibición de uso de pirotecnia", explica Natalia.