Controles para evitar el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública

Pinamar busca limitar el acceso de personas a las playas y espacios públicos con conservadoras que tengan bebidas alcohólicas y parlantes inalámbricos. Mediante una serie de operativos de control policial y de fiscalización, se busca sumar una restricción más para evitar la propagación del Covid-19 y evitar complicaciones para quienes quieran utilizar pacificamente los sectores de playa. 
"Venimos llevando adelante, junto a la Secretaría de Seguridad, la Dirección de Tránsito y las fuerzas policiales de la Provincia, un trabajo preventivo en diferentes puntos", explicó Alejandro Zakim, director de Fiscalización de la Municipalidad de Pinamar, "Estamos dándole principal prioridad a los sectores de playa. Colocamos vallas en accesos en las zonas que venían generando problemas. Hacemos un control de los que ingresan al lugar y allí intentamos detectar la presencia de alcohol o evitar los parlantes. Sabemos que muchas veces esos parlantes terminan generando fiestas espontáneas y es algo a lo que estamos apuntando".

El Municipio acciona de esta forma luego de haber generado un decreto que impulsa los controles para evitar el consumo de alcohol en vía y espacios públicos. El decreto municipal se basa en la articulación ley nacional Nº 24.788 que prohíbe: "el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública y en el interior de los estadios u otros sitios, cuando se realicen en forma masiva actividades deportivas, educativas, culturales y/o artísticas, excepto en los lugares y horarios expresamente habilitados por la autoridad competente".
"Querés evitar cualquier tipo de descontrol", continuó Zakim, "pero hay que aclarar que lo que buscamos es hacer respetar las normas nacionales y provinciales. Pero, también, el operativo busca diferenciar a las familias que llevan sus heladeritas con las viandas para pasar el día de los grupos de jóvenes que aprovechan esa herramienta para ingresar alcohol. Tomamos esa referencia y claramente estamos secuestrando bebidas y estos elementos. Por esto necesitamos la presencia de fuerzas policiales y del equipo de REBA que se une a los operativos".

Zakim detalló que "esto es un trabajo en equipo y lo seguiremos llevando adelante. Por suerte tenemos el apoyo necesario para poder prevenir situaciones incómodas. Es evidente que este accionar ya está surtiendo efecto". 
A su vez, consultado sobre la necesidad de estos operativos, el Intendente Martín Yeza expresó: "La seguridad ciudadana se construye entre todos, como intendente voy a trabajar siempre para cuidar la seguridad de los pinamarenses y de nuestros visitantes. El mayor objetivo es que vengan y la pasen bien, el límite es la violencia y poner en riesgo la salud de terceros", 

La nueva restricción se sumó a las establecidas la semana pasada en torno al cierre de locales de 1 a 6 de la mañana, ante el crecimiento de los contagios de coronavirus en todo el país y en la costa atlántica.