Una nueva realidad en el espacio público

Pinamar vive una nueva realidad en el espacio público. Los m2 que hasta hoy eran ocupados por autos ahora se destinan a las personas. La lógica es una: más y mejor espacio para la gente. La obra que se acaba de iniciar en Bunge y Marco Polo busca cumplir con ese objetivo. En tiempos de "Covid", sigue siendo imperioso resolver con ideas que beneficien a los vecinos, turistas y comerciantes.

En ese contexto, el secretario de Planeamiento local, Arquitecto Ariel Galera explicó cómo se logró impulsar la actividad al aire libre en todo Pinamar que ahora avanza un poco más con el inicio de obras puntuales en vía pública: "La primera etapa fue ponernos de acuerdo con los comerciantes. Fuimos charlando con los gastronómicos para interiorizarlos sobre las opciones que el Ejecutivo planteaba para esta temporada. Contamos un poco sobre las diferentes formas de utilizar correctamente el espacio públicos con miras a lo que será la temporada de verano. Cada referente, luego, fue presentando las maneras de disponer de forma positiva estos espacios. Se abrió un espacio de trabajo que seguirá avanzando, con la ordenanza, hasta abril, con diferentes posibilidades". 

Galera explicó que la idea de estas charlas tuvo que ver con explicar conceptualmente qué es lo que se requería: "Les explicamos qué necesitamos para que todo funcione correctamente. La forma en que la gente debe estar ubicada en el espacio, medidas de seguridad, por distanciamiento social pero también en cuento a la circulación vehicular, por ejemplo. Además, cada zona de Pinamar tiene sus características así que también fue parte de las charlas que mantuvimos y de la idea general del proyecto que llevamos adelante. Ahora, finalmente, llegamos a nuestra intervención para generar mejoras para disfrutar realmente del espacio". 

Por su parte, la Arquitecta Ana Bertani, del equipo de la Dirección de Obras Públicas, comentó sobre la obra que se acaba de iniciar: "El objetivo es lograr una vereda de paseo en donde se pueda caminar entre los árboles, con opciones gastronómicas, lúdicas, en un entorno amigable y que evite lo que ocurría que era que la gente tenía que caminar muy cerca del tránsito de la Avenida Bunge. Tuvimos en cuenta muchas variables y esta vereda de peseo, disfrute tenga un recorrido que beneficie a una mejor utilización de los espacios y redunde en más lugar para el distanciamiento". 

Es bueno recordar que el Municipio exceptuó del pago de ocupación del espacio público a los comerciantes locales que solicitaron ampliar su actividad allí, así como también propuestas de peatonalización en las que los comerciantes se hayan puesto de acuerdo. Los interesados presentaron proyectos que contaron con la evaluación y el asesoramiento del equipo de la Secretaría de Planeamiento.